El Yoga combina y una cuerpo, mente y alma.
Trabajamos desde la respiración y el movimiento consciente  por medio de ejercicios y posturas físicas que preparan  integralmente nuestro organismo para ayudarnos a conectarnos  con nosotros mismos y conocernos mejor desde el interior y  hacia el exterior. Las posturas favorecen el equilibrio,  fortalecimiento y elongación de los músculos. Los  ejercicios respiratorios nos enseñan a renovar la energía  y limpiar nuestro cuerpo. Y la relajación y meditación al  final de la práctica permiten un momento de descanso y  autoconocimiento personal.