Desde los orígenes de la cocina, el fuego invita a la reunión. En Kon Kon, el nuevo restó al paso en Villa Crespo que dirigen tres socios: la sommelier Ivana Piñar, el chef Pablo Abramovsky y Fernando Procupez (economista y dueño de una distribuidora de Vinos), el fuego en su estado más puro domina la propuesta: “Tenemos un concepto y una identidad clara; hacemos cocina a leña para volver a las cocciones primitivas”, dice Pablo.

Así, el fuego toma distintas formas: desde las llamas que calientan el horno de barro hasta las brasas que alimentan la parrilla, le dan calor a la plancha o lo distribuyen por el original shawarma (es el primero en la ciudad en cocinar las espadas de carne a las brasas y no a gas). Se trata de comida al paso sí, pero lejos estamos de platos tristes sin sabor que se sacan de una heladera. Todo lo contrario: acá predominan los perfumes de las especias y los ahumados; los platos recién hechos con sabores definidos y un gran respeto por el producto que hacen que la experiencia sea muy gratificante. Ideal para comer en algunas de las mesas altas, en la vereda con amigos o para llevar.

También contamos una vinoteca muy cuidadosamente seleccionada por Ivana para nuestros clientes.